LA INACCIÓN DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS